CUARESMA

 
CUARESMA | Aficiones | Enlaces
 
CUARESMA
 
 
Mi primera página
La Cuaresma es el período del tiempo litúrgico destinado por la Iglesia católica, la Iglesia católica ortodoxa y la Iglesia anglicana, además de ciertas Iglesias evangélicas, aunque con inicios y duraciones distintas, para la preparación de la fiesta de Pascua
La cuaresma empieza el miércoles de ceniza cuando muchos cristianos participan de un servicio especial en su iglesia. La ceniza se usa para marcar la frente de una persona durante este servicio por el sacerdote o pastor. El propósito es empezar la temporada reconociendo que el hombre es mortal y esta destinado a morir. La única esperanza que tiene para la vida eterna es a través del sacrificio que Jesús hizo al morir en la cruz por los pecados.
La cuaresma se caracteriza por el arrepentimiento. Si visitas a una iglesia que esta observando la cuaresma, notaras que quizás tapen los cuadros y el arte en el santuario, no usan flores y ningún tipo de decoración extravagante. Incluso, algunas iglesias dejan de decir "aleluya" durante la adoración. La razón es expresar el dolor que sienten por haber pecado y en observación a la pasión de Cristo, que fue dura y dolorosa. La alegría regresa en la adoración el ultimo día de la pascua cuando se celebra que Jesús resucito de la muerte
La observación de la cuaresma se retrasa al siglo 4 cuando Constantino estableció al cristianismo como la religión oficial del imperio romano. La práctica fue propuesta por el Concilio de Nicea en 325 dC y después oficialmente recomendada por el Concilio de Laodicea en el 360
 
Imagen
CUARESMA
La cuaresma no siempre duró 40 días. Algunas personas la observaban por periodos de 40 horas hasta una semana. En general, hoy en día la temporada dura 40 días reflejando los 40 días que Jesús estuvo en el desierto ayunando antes del comienzo de su ministerio.
La observación de la cuaresma se retrasa al siglo 4 cuando Constantino estableció al cristianismo como la religión oficial del imperio romano. La práctica fue propuesta por el Concilio de Nicea en 325 dC y después oficialmente recomendada por el Concilio de Laodicea en el 360.

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión